Viernes, 15.12.2017, 07:35 (GMT+1) Inicio FAQ RSS Enlaces Mapa web Contactar
 
 
::| Palabra:       [Búsqueda avanzada]  
 
Menú  
ASASVE News
SARGENTERÍA News
El Rincón de Asasve
Biblioteca de datos históricos ASASVE
Premio Roger de Llúria
Academia General Básica Suboficiales
Artículos VIP Asasve
   » Colaboradores VIP-CIVIC de ASASVE
   » Colaboradores VIP-FAS de ASASVE
   » Últimos artículos de ASASVE
Instituciones y Organismos de la UE
Fuerzas Armadas Españolas
Inspección General del Ejército
Cultura de Defensa
Navidad André Rieu. Jacquie Lawson: cards
Asociaciones cívico militares
ASASVE Galería imágenes
Multimedia de las Fuerzas Armadas
Reservismo
Bibliografía FAS
Asasve-Sargentería. Miscelánea
Enlaces TOP Defensa
Asasve-Sargentería. Webs amigas
Aviso legal
 
::| Encuesta
¿Qué opinión le merece ASASVE-SARGENTERÍA?
Excelente
Muy buena
Buena
Regular
 
 
Artículos VIP Asasve » Últimos artículos de ASASVE
 
Prim, un personaje polifacético y complejo
Domingo, 02.07.2017, 10:10 (GMT+1)

Prim, un personaje polifacético y complejo

La figura de este insigne catalán me ha venido a la memoria al recordar un hecho en el que participé hace muchos años, concretamente el día 1 de marzo de 1971, el traslado de sus restos desde Madrid a Reus al cumplirse el centenario de su asesinato, el día 27 de diciembre de 1870, en la madrileña calle del Turco. Entre los actos que se programaron con tal motivo estaba el rendir honores militares a sus restos por parte de una compañía del regimiento de Infantería Badajoz nº 26 y tuve la suerte de que la citada unidad fuera la mía.

Monumento a Juan Prim y Prats.
Parque de la Ciudadela, Barcelona.
Autor y propiedad foto: © José Mª Navarro Palau.
Fecha: 09-02-2008.
Uso exclusivo para ASASVE.

La participación en este acto me emocionó, como todos en los que participa un joven oficial, pero lo que me quedó grabado en la memoria fue la vista de su cadáver. Una vez finalizada la formación y tras contemplar su estatua ecuestre, al igual que la del parque de la Ciudadela obra de Lluis Puigjaner, se presentó la oportunidad de verlo y me puse en la cola de las personas que, delante del Ayuntamiento, esperaban para pasar delante de su túmulo expuesto en el Salón de Plenos. El general Don Juan Prim y Prats, en el momento de su muerte Presidente del Consejo de Ministros, estaba vestido de uniforme, su cuerpo me pareció más pequeño que lo fue en vida y pude contemplar sus rasgos. Fueron unos segundos que todavía recuerdo con nitidez.

El pequeño Juan nació en Reus el 6 de diciembre de 1814. Su padre fue el notario Pablo Prim Estapé, a quien las circunstancias bélicas de la época llevaron a ser capitán en la primera legión catalana durante la guerra de la Independencia y años más tarde jefe del batallón de Tiradores de Isabel II, en la primera carlista, y su madre Teresa Prat Vilanova. Fue el año de la capitulación de Napoleón y del regreso de Fernando VII a España. Su infancia y adolescencia las pasa en esta ciudad de Tarragona e indudablemente se vieron influenciadas por el fuerte carácter de su padre y su segunda profesión.

Prim el héroe de la Guerra de África.

Quizá el hecho que más viene a la memoria de la mayoría de las personas, al recordar el nombre de nuestro personaje, es el de la Guerra de África de 1859-60 y la participación en ella de los voluntarios catalanes. No podemos dejar de relacionar tres nombres, el del escritor, poeta e historiador Víctor Balaguer durante cuya presidencia de la Diputación de Barcelona se organizó el batallón de quinientos catalanes, el del general Prim que los mandó y el del pintor Fortuny que los inmortalizó en su cuadro que recoge la batalla de Tetuán.

Monumento a Víctor Balaguer y Cirera.
Parque de la Ciudadela, Barcelona.
Autor y propiedad foto: ©José Mª Navarro Palau.
Fecha: 30-10-2011
Uso exclusivo para ASASVE.

Por enemistades y celos, para no hacerle acreedor de méritos tanto políticos como militares, el Ministro de la Guerra Leopoldo O´Donnell conde de Lucena le excluyó inicialmente del ejército expedicionario dando el mando de los tres cuerpos a los generales Echagüe, Zabala y Ros de Olano. Finalmente se le dio el mando de la división de reserva al frente de la cual entró en combate alcanzando una épica victoria, el 12 diciembre de 1859, en la batalla de los Castillejos, lo que le valió el título de marqués de los Castillejos y Grande de España.

Cuando desembarcaron los voluntarios catalanes Prim ostentaba el mando del segundo cuerpo de ejército. Los recibió con una famosa arenga, que pronunció en catalán, en la que les exhortó a emular las victorias de sus antepasados y a dejar en buen lugar la honra de Cataluña. Al día siguiente, 4 de febrero, entraron en combate y escribieron una página de gloria distinguiéndose en la batalla de Tetuán, el 23 de marzo volvieron a repetir la hazaña en la de Wad.Ras. El precio de la campaña fue muy alto, su comandante y tres cuartas partes de la fuerza se quedaron en tierras africanas.

Barcelona preparó, en los primeros días de mayo, una serie de festejos para celebrar el regreso de los voluntarios de Cataluña y tropas del Ejército de África. Los voluntarios y el regimiento Arapiles fueron recibidos en la plaza de San Jaume, donde se había erigido un monumento a las tropas, por las autoridades locales y un pueblo entusiasmado. Les dirigió la palabra, en nombre de la Diputación, Víctor Balaguer. Desfilaron en olor de multitud por las calles y plazas de la que hoy denominamos “ciutat vella”, parando en la de la Merçè para dar gracias a la Virgen.
Barcelona se volcó con sus héroes y con el general que los condujo a la victoria y a entrar en la historia.

Basílica Mare de Deu de la Mercè (Barcelona)
Autor y propiedad foto: ©José Mª Navarro Palau
Fecha: 17-12-2008.
Uso exclusivo para ASASVE.

Prim el personaje polifacético y complejo.

Hemos presentado ligeramente al Prim heroico, popular, caudillo y conductor de hombres en la batalla que las lecciones de historia elemental enseñaban, pero el personaje es mucho más que eso. Es un hombre capaz y ambicioso, tanto como militar como político, lo cual le trajo consigo una gran cantidad de enemigos y la envidia de otros muchos.

Su vida pública tiene muchas facetas y se desarrolla en España y en diversos países. Como militar participa en las guerras civiles de su época, interviene en el extranjero en las de África, es enviado con un cuerpo de ejército a México y allí se revela como prudente diplomático, y es observador de la guerra entre Turquía y Rusia. En su faceta de político respetuoso con la legalidad vigente lo vemos de parlamentario, senador y Presidente del Consejo de Ministros, y en la contraria es el revolucionario, triunfador unas veces y procesado, condenado y deportado otras. Sin olvidar los periodos de tiempo en que voluntariamente o de modo forzado vive en diferentes países como exilado. Nos detendremos en algunos momentos de su azarosa vida.

Prim el aprendiz de militar.

Al inicio de la primera guerra carlista es Capitán General de Cataluña Manuel de Llauder y de Camins, marqués del Valle de Ribas, que cuenta con la confianza de la Reina Regente que le encarga promover la creación de los batallones de Isabel II en el primero de los cuales, en Reus, se enrola con diecinueve años Juan Prim que entra en combate el 7 de agosto de 1834.

Retrato ecuestre del general Prim.
Autor: Antonio Mª Esquivel.
Fuente
Wikipedia.
Archivo de Wikimedia Commons
Prim no tenía ninguna preparación militar ni procedía de la nobleza, por lo que sus comienzos en la milicia empezaron en los primeros peldaños. Como simple combatiente, desde el primer encuentro con los carlistas, demuestra una intrepidez y valor que le llevan al enfrentamiento cuerpo a cuerpo con el enemigo, empezando a crearse a su alrededor una fama merecida al abatir a varios jefes de partidas. Pocos meses después cambiará su papel, al ser promovido a oficial, momento a partir del cual, además de seguir dando muestras de valor personal, se convierte en conductor de hombres a los que arrastra al combate, empieza a nacer un caudillo.

El joven oficial se encuentra cómodo en esta guerra, terrible guerra, que enfrenta no solo a paisanos sino incluso a familiares, y que registra muestras tanto de heroísmo como de crueldad sin límites. Cada vez adquiere más fama y protagonismo, combatiendo siempre en tierras del Principado, consiguiendo ascensos por méritos de guerra de manera que cuando acaba la guerra es teniente coronel mayor con el grado de coronel.

No ha rechazado ningún combate participando en estos años en treinta y cinco enfrentamientos, la muestra de su valor e implicación personal nos la miden sus ocho heridas. En San Miguel de Serradell, se apodera de la bandera del 4º Batallón enemigo, por lo que es condecorado con la Cruz de San Fernando, distinción que vuelve a recibir cuando su unidad está asegurando la peligrosa ruta que une Solsona con Castellvell. En el año 1839 ha acabado, tras el Abrazo de Vergara, la guerra y el año siguiente las partidas que todavía combatían en las zonas de montaña dejan de hacerlo. Juan Prim tiene veintiséis años y se ha labrado una merecida fama en el ejército.

La entrada en política del coronel Prim.

Nuestro joven coronel ha vuelto como héroe a Reus y su unidad, el batallón de Zamora, realiza servicios de guarnición. Esta etapa de su carrera militar que le deja tiempo libre, el conocimiento profundo de los problemas de la reciente guerra y sus secuelas y su implicación en la vida ciudadana abren un nuevo camino en su vida: la política.

La salida de España de la Reina Regente entrega el poder al general Baldomero Espartero y en la consiguiente convocatoria a Cortes Prim se presenta como diputado por su ciudad natal siendo elegido sin demasiada oposición. Mal momento para entrar en política ya que el lustro que comienza será especialmente complicado para compatibilizar la política y las funciones militares.

Es nombrado Subinspector de Carabineros en Andalucía, cargo que ejercerá en un breve periodo de tiempo, y a la vuelta se implica profundamente no solo en asuntos políticos, al decantarse partidario de la vuelta de María Cristina y la declaración de mayoría de edad de Isabel II, sino también en la solución de los problemas económicos que para Cataluña supuso el librecambismo y la entrada de productos textiles ingleses. En Barcelona comienzan las protestas de los industriales que son secundadas por los trabajadores y que culminan con graves disturbios y un levantamiento general el año 1842 que es reprimido, por orden de Espartero, con el bombardeo de la ciudad hasta que esta capituló.

En la apertura de las sesiones del Congreso y Senado de 1843 la oposición a Espartero era manifiesta y se presentó una moción de censura por la medida tomada de declarar el estado de sitio en diferentes poblaciones, entre las que se encontraba Barcelona. Un alzamiento general de moderados y progresistas se produce protagonizado por Narvaez, Serrano y Prim.

Ramón Mª Narvaez (1800-1868).
Museo Bellas Artes de Valencia.
Autor: Vicente López Portaña, 1849.
Fuente
Wikipedia.
Archivo de Wikimedia Commons.
El coronel Juan Prim y el capitán Lorenzo Milans del Bosch se pronunciaron en Reus el 27 de mayo. Dos semanas después el general esparterista Zambrano se presenta a las puertas de la ciudad. La defensa es imposible, solo se cuenta con las unidades de la milicia nacional mientras el atacante dispone de más de siete mil hombres y abundante artillería. Comienza el bombardeo de la ciudad que conlleva graves destrozos y se producen discusiones entre partidarios de la defensa y detractores. Prim consigue parlamentar y logra una capitulación honrosa, mientras burla el sitio, sale con 500 hombres y se refugia en Barcelona donde el levantamiento había triunfado.

Esta acción comportó a Prim la pérdida de confianza de sus conciudadanos por las desgracias sobrevenidas a su ciudad en la defensa, a cambio la Junta de Barcelona le concedió el grado de brigadier, que es confirmado por el gobierno quien a su vez le concede los títulos de conde de Reus y vizconde del Bruch. Es destinado a Madrid pero pocos meses después, en agosto, regresa para cumplir una misión que le reportará nuevas enemistades en su tierra natal.

En Barcelona, al igual que en el resto del Principado, la situación es muy tensa y existe el peligro de que se repitan los sucesos del año anterior. Una parte de los políticos no se sienten identificados con el gobierno nacido tras la declaración de la mayoría de edad de la joven Isabel II, la situación económica es mala y el pueblo pasa hambre, lo que servirá para bautizar la revuelta que se produce con el nombre “de la Jamancia”. Prim trata de negociar con políticos y militares y a pesar de mostrarse públicamente recibe el rechazo de los barceloneses.

Al final el enfrentamiento es imposible de evitar, la burguesía y los moderados dejan la ciudad y se refugian en Gracia, también lo tendrá que hacer Prim con sus tropas.
Los combates son violentos y se producen episodios como el ataque de los sublevados a la Ciudadela o la defensa por parte de estos del Baluarte de Mediodía o del Fuerte de las Atarazanas. De nuevo los cañones de la Ciudadela y Montjuïc bombardean la ciudad. Controlada la situación somete sucesivamente Mataró, Gerona y Figueras. Por estas acciones se le concede el grado de mariscal de campo, tiene solo treinta años.

Castillo de Montjuïc (Barcelona).
Autor foto: ©J. Josep Bonet - ©DESDEDALT fotografía aèria.
www.desdedalt.com
Autorización para ASASVE gentileza de DESDEDALT

La nación está cansada de este periodo turbulento lo que hace que los moderados asuman el poder, personalizado en el general Ramón María Narváez. Nuestro progresista personaje no se siente cómodo en el comienzo de la Década Moderada y los enemigos se le multiplican hasta el punto de ser acusado de conspirar para asesinar al propio Narváez. Es detenido el 27 de octubre del 1844 y sometido a un consejo de guerra que le condena a seis años de prisión, que debía cumplir en las islas Marianas, aunque la Reina le concedió el indulto.

Un paréntesis.

El indultado general deja España y durante casi tres años vive en el extranjero viajando a Francia, Inglaterra e Italia, con alguna visita a su país. Aunque no participa en la política, frecuenta los círculos donde sus compatriotas exiliados se reúnen y se le ve con frecuencia en los balnearios franceses pues su salud, debido a las heridas de guerra y unas dolencias hepáticas, se resiente. En el año 1847 una amnistía general posibilita su regreso.

Isabel II y su marido, Fco. de Asís de Borbón. Fuente Wikipedia
Archivo de Wikimedia Commons
Durante estos años se creó la Guardia Civil gracias a lo cual las unidades del ejército no tuviesen que dedicarse a la seguridad de las zonas rurales, se habilitaron cuarteles para las unidades por la desamortización de Mendizábal, la reforma militar unificó el ejército y en otro orden de cosas entró en vigor la Constitución de 1845 y al año siguiente la Reina contrajo matrimonio con su primo Don Francisco de Asís.

Al regresar a España, para mantenerle alejado de sus enemigos, fue nombrado por el Ministro de la Guerra, Capitán General de Puerto Rico. Solo permaneció en este cargo desde octubre del 1947 a julio del año siguiente. Intentó mejorar las condiciones de vida en la isla, liberalizando a la nutrida población negra que vivía en un régimen de esclavitud. Por otro lado reprimió con dureza los intentos de rebelión que se iban extendiendo tras la abolición de la esclavitud por parte de Francia. El bandolerismo estaba al orden del día y el polémico fusilamiento de uno de sus más destacados cabecillas provocó una campaña de descrédito que culminó con su cese en el cargo y su vuelta a Francia.

De nuevo entra en política al pasar el ecuador del siglo y se postula como diputado por diferentes ciudades catalanas. Sus paisanos le pasan factura por los sucesos de su ciudad y finalmente consigue apoyos suficientes para ser elegido por Vich. Ya no es un parlamentario novato y sus intervenciones en la cámara son fogosas, hábiles y valientes. Destaca en la defensa de los problemas de Cataluña e incluso su voz se eleva en nombre del resto de los diputados del Principado, como sucedió en la sesión del 27 de noviembre de 1851, criticando el mantenimiento del estado de sitio, que llevaba en vigor desde 1843, y la opresión. La lucha política y la situación de la nación le aconsejan pedir licencia para vivir en el extranjero que le es concedida, posiblemente con alivio.

Litografía Leopoldo O’Donnell. Año 1889.
Autor: Antonio Pirala. Fuente
Wikipedia
Archivo de Wikimedia Commons
En el este de Europa una expansionista Rusia entra en guerra con Turquía, es la denominada “Guerra de Oriente”, a Prim le llama la atención este conflicto tan distinto a los que ha vivido por la gran cantidad de efectivos que movió. Solicita al Gobierno que le permita asistir en calidad de observador y se sorprende que no solo le autoricen sino que le pongan a su disposición un grupo de militares para apoyarle en la misión.

Dos veces viaja al teatro de operaciones, la primera entre septiembre y diciembre del 1853 y la segunda entre abril y septiembre del año siguiente. Se incorpora al cuartel general de Omar Bajá, que era el jefe del ejército turco, presenciando las grandes masas de maniobra y las batallas principales del conflicto. Como es habitual en este tipo de misiones presenta al regreso una amplia memoria que se publicó con buena acogida.

En el intervalo de estos dos viajes se produjo la revolución de 1854 y la “Vicalvarada” protagonizada por O´Donnell que entregó el poder a Espartero, general al que contribuyó en derrotar Prim con la sublevación de Reus una década antes. Hemos visto que la primera parte de este largo periodo de su vida lo pasa casi siempre en el extranjero, ahora permanecerá casi siempre en España pero alternará sus funciones políticas con las militares, se casará y de nuevo pasará por el trance de un consejo de guerra.

De nuevo interviene en la política activa, presentándose por la circunscripción de Barcelona y participa activamente en las Cortes Constituyentes, que se abren el 8 de noviembre. En su brega política destaca oponiéndose a la polémica reforma de los aranceles, que choca frontalmente con los intereses de Cataluña, ganándose la estima de la Junta de Fábricas y su futuro apoyo.

En el 1856 retoma los cometidos militares, es ascendido a teniente general y enviado a la Capitanía General de Granada para hacer frente a problemas en Andalucía, que controla con habilidad, y a la naciente conflictividad en el Rif, lo que le hace pasar a Melilla para reprimir las agresiones a los intereses españoles en Cabrerizas. Durante este año abre un paréntesis para, en la francesa iglesia de la Madeleine, casarse con una joven mejicana llamada Francisca Agüero González.

Tras su regreso vuelve a la política y tiene un grave incidente con el Gobierno al redactar una carta en defensa de sus amigos de Barcelona en la que ataca duramente al Gobernador de Barcelona y su actuación, que es publicada en el periódico La Iberia del 6 de enero de 1857. Como consecuencia de ella es sometido a un consejo de guerra que le condena a seis meses a cumplir en Alicante y Toledo.
Cumplida la sanción se va a Francia, concretamente a Vichy, por problemas de salud.

"La Vicalvarada", óleo sobre lienzo, 46 x 55 cm.
Autor: ©Augusto Ferrer-Dalmau Nieto.
Web del autor:
www.arteclasic.com
Autorización gentileza de Augusto Ferrer-Dalmau

El militar convertido en diplomático.

Méjico estaba inmerso en luchas civiles entre conservadores liderados por Marimón y federales dirigidos por Juárez que, según evolucionaba el conflicto, alternaban en el poder. En general las naciones europeas eran más próximas a los primeros por motivos de orden y defensa de la religión, mientras Estados Unidos prefería apoyar a los federales.
España, Inglaterra y Francia firmaron un acuerdo, el 31 de octubre de 1862, para intervenir en Méjico por diferentes motivos. España quería que le compensaran las deudas, no se dañaran los intereses de nuestros compatriotas y que la situación no fuera a peor. Inglaterra además de esta última razón no quería una mayor influencia estadounidense. Francia, por su parte, tenía las miras reales en apoyar una posible monarquía.

Fue nombrado Prim representante diplomático y mando del cuerpo de tropas, 6.000 efectivos españoles, para apoyo de las reivindicaciones. No es objeto de este artículo el desarrollo de la misión conjunta que dejó de serlo por no estar de acuerdo con la conducta francesa tanto ingleses como españoles. En una discutida decisión, que le causó futuras críticas y problemas políticos, en abril de 1863 retiró las tropas y libró a España de los dramáticos sucesos que el país tuvo que sufrir en los años siguientes.

Político, revolucionario y hombre de gobierno.

Desde que volvió de Méjico Prim se fue radicalizando y haciéndose más progresista con matices violentos y exaltados. Se enfrentó con los gobiernos moderados y de nuevo sufrió arrestos. Se le vio implicado en alzamientos militares en Navarra, Valencia y Aranjuez cuyos fracasos le empujaron a exilarse en Portugal, Francia, Bélgica e Inglaterra.
Los descontentos contra el régimen de Isabel II reunían a la casi totalidad de los partidos políticos, el número de los cuales era elevado y además estaban divididos en múltiples facciones. Según Comellas en su obra Historia de España Moderna y Contemporánea se podían dividir en tres grupos; los unionistas, monárquicos y partidarios de la libertad pero con orden; los progresistas, defensores de la soberanía popular y la milicia nacional, que no veían mal la monarquía pero no borbónica, finalmente los demócratas en su mayoría republicanos, intelectuales y tecnócratas. Estos partidos en 1866 firmaron la Convención de Ostende, por la que se comprometían a derribar a Isabel II, convocar cortes por sufragio universal y que estas determinasen el régimen futuro.

Retrato de Amadeo I, rey de España.
Año 1872. Autor: Vicente Palmaroli.
Ubicación: Museo del Prado.
Óleo sobre tela 234 × 127 cm. Fuente:
Wikipedia
En septiembre del 1868 estalló la revolución, de sobrenombre “La Gloriosa”. El almirante Topete sublevó la escuadra en Cádiz e inmediatamente se pronunciaron el general unionista Serrano y el progresista Prim. La Constitución de 1869 aupó a Serrano, duque de la Torre, a la Regencia y a Prim a la Presidencia del Consejo de Ministros.

La Constitución aceptaba la monarquía y es el Presidente del Consejo el encargado de buscar monarca. Prim tenía preferencia por un Hohenzollern o un Saboya pero no encontró en estas casas, ni en ninguna de las cortes europeas, candidato a la Corona de un país con una situación tan complicada. Finalmente don Amadeo de Saboya, duque de Aosta, aceptó el ofrecimiento convirtiéndose en Amadeo I, el primer rey democrático de España. La misma noche que el nuevo rey pisaba tierra española en Cartagena, el 27 de diciembre de 1870, Juan Prim sufrió un atentado, en la calle del Turco de Madrid, que le ocasionó heridas a consecuencia de las cuales falleció.

A modo de recapitulación.

Hemos seguido los acontecimientos de la biografía de este polifacético personaje al que le tocó vivir una etapa de la historia de España extraordinariamente compleja y convulsa.
Como militar alcanza los empleos más altos y por otro lado es condenado o arrestado en varias ocasiones. Participa en la primera Guerra Carlista en España y en la de África y reprime los levantamientos en Cataluña; como observador es testigo privilegiado de la Guerra de Crimea y en Méjico se revela como un diplomático prudente. Es Capitán general de Puerto Rico y Granada. Participa en diversos pronunciamientos de los cuales el decisivo es el de 1868.

Como político es diputado, senador y el primer catalán que, en un régimen monárquico, alcanza la Presidencia del Consejo de Ministros, sin embargo tiene que exilarse por motivos políticos o presiones gubernamentales. Aunque sus actuaciones militares le granjean enemistades y odios en Cataluña, defiende sus intereses y va ganándose poco a poco a sus paisanos hasta alcanzar la cima de su popularidad tras la Guerra de África. De defensor de la monarquía isabelina evoluciona hacía las vías progresistas pasando por periodos en los que es un revolucionario.

D. Francisco Segovia Barrientos
Coronel de Infantería DEM

El artículo "Prim, un personaje polifacético y complejo" mereció un accésit y placa en la 19ª edición del Premio Literario y Fotográfico Roger de Llúria

Portal ASASVE


Clasificación (Votos: 13 . Promedio: 4.5/5)   
    Enviar a un amigo        Imprimir




 
::| Lo último
::| Agenda
Diciembre 2017  
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
 
Breves en Imágenes

Pulse sobre la imagen y el titular

La Ilustración en Cataluña:
La obra de los Ingenieros Militares

Ahora puede verla en PDF
::| Destacado
Virreyes de Navarra. Siglos XVI-XIX
Prim, un personaje polifacético y complejo

 
PORTAL ASASVE
[Arriba]