Viernes, 24.03.2017, 07:03 (GMT+1) Inicio FAQ RSS Enlaces Mapa web Contactar
 
 
::| Palabra:       [Búsqueda avanzada]  
 
Menú  
Noticias ASASVE
El Rincón de Asasve
Biblioteca de datos históricos ASASVE
Premio Roger de Llúria
Academia General Básica Suboficiales
Artículos VIP Asasve
Instituciones y Organismos de la UE
Fuerzas Armadas Españolas
Inspección General del Ejército
Cultura de Defensa
Asociaciones cívico militares
ASASVE Galería imágenes
Multimedia de las Fuerzas Armadas
Reservismo
Bibliografía FAS
ASASVE Miscelánea
Enlaces TOP Defensa
ASASVE Webs amigas
Aviso legal
 
 
 
Academia General Básica Suboficiales
 
Historia Academia General Básica Suboficiales - Episodio1
Jueves, 29.12.2016, 21:00 (GMT+1)

HISTORIA

Campamento Militar
“GENERAL MARTÍN ALONSO”
Banderín del Campamento (año 1963), propiedad de José Mª Navarro Palau

EPISODIO 1:  LOS PRIMEROS PASOS

Como consecuencia del fallecimiento del Capitán General de Cataluña, Don JUAN BAUTISTA SÁNCHEZ GONZÁLEZ, el 30 de enero de 1.957, en Puigcerdá (Gerona), fue designado para el cargo el Teniente General Don PABLO MARTÍN ALONSO, a la sazón Director General de la Guardia Civil. El nombramiento se produjo por Decreto de 8 de febrero de 1.957 (D.O.nº 41), llevando anejo el de Jefe del Cuerpo de Ejército “URGEL” nº 4.

El nuevo Capitán General, cariñosamente conocido por sus subordinados como “Don Pablo”, había nacido en 1.896 en El Ferrol (La Coruña), ingresando en la Academia de Infantería en 1.911 y promovido a Segundo Teniente tres años más tarde. Sus primeros pasos por la milicia transcurrieron en Marruecos hasta que fue nombrado ayudante de órdenes de S.M. El Rey DON ALFONSO XIII. Acabada la Guerra Civil, en la que tuvo una destacada actuación que le llevó a conseguir la Medalla Militar individual, fue designado Jefe del Cuarto Militar del Jefe del Estado, cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Capitán General de Madrid primero y Director General de la Guardia Civil después.

A su llegada a Cataluña y después de una detenida visita por todas sus guarniciones, entre ellas la de Figueras, donde estuvo destinado de Teniente Coronel como Jefe del Batallón de Infantería “Chiclana” hasta el comienzo de la Guerra Civil, puso a trabajar a su Estado Mayor en la búsqueda de soluciones a un grave problema que afectaba a toda la Región: la falta de campamentos adecuados para las unidades que componían el Cuerpo de Ejército.

El General Jefe de Estado Mayor de la Capitanía, Don NICOLÁS VISIERS BARETES, tomó la dirección del encargo y pronto se vieron por toda la geografía catalana numerosas comisiones mixtas, Estado Mayor-Comandancia de Obras, reconociendo el terreno, entablando conversaciones con Diputaciones y Ayuntamientos, realizando estudios prospectivos y presentando las más variadas propuestas. El entusiasmo del Capitán General fue tan contagioso que pronto se vieron todos sus subordinados motivados de tal forma que los trabajos adquirieron un inusitado impulso y, antes de que transcurriera un año desde su toma de posesión del mando de la Región, ya se habían adoptado trascendentales decisiones al respecto. Existen documentos que prueban que a comienzos de 1.958 ya se habían confeccionado proyectos de obras sobre “campamentos tipo”, basados en una serie de características perfectamente definidas, y consideradas idóneas para cumplir los deseos del Capitán General, a pesar de que sus exigencias no eran fáciles de satisfacer pues se necesitaba una zona que reuniese especiales requisitos al preverse considerables contingentes de tropa. Además, debían garantizarse unas condiciones de vida dignas y acordes con el impulso que toda España estaba experimentando en la antesala de los decisivos planes de estabilización que conseguirían iniciar el despegue hacia un futuro mejor.

Como decíamos, el Estado Mayor Regional comenzó una incansable búsqueda por toda Cataluña, intentando localizar un paraje tranquilo, de buena climatología, con abundantes espacios libres y una variada orografía que permitiese el desarrollo de los planes de instrucción. Al mismo tiempo se debía encontrar un lugar que ofreciese unas buenas condiciones de vida, con ferrocarril para facilitar desplazamientos de grandes contingentes, con el beneplácito de las autoridades locales y la aquiescencia de sus vecinos, con instalaciones sanitarias razonables y una oferta comercial segura y amplia.

Tras un período de reconocimientos exhaustivos y contactos a todos los niveles, parece encontrarse el lugar adecuado en la Comarca del Pallars Jussà, en el prepirineo leridano, a caballo de los municipios de Tremp, Talarn y Gurp. Las facilidades son extraordinarias pues la Comarca ya tiene recuerdos positivos de otro campamento de instrucción militar, ubicado en el paraje conocido como Mas de Mascarell, en el municipio de Toralla, cercano a La Pobla de Segur, que se perdió poco tiempo atrás y que se añoraba por el impulso económico y social que proporcionó a la zona. Este campamento, en situación de actividad entre 1.950 y 1.957, estuvo muy arraigado en la zona, celebrándose en el Campo Municipal de Deportes las paradas militares con motivo de Juras de Bandera y otros acontecimientos castrenses masivos que solían finalizar con un vistoso desfile por la calle de Sant Miquel del Puy y la avenida Verdaguer de La Pobla de Segur.

Otros lugares que se barajaron estaban situados en los municipios de Salàs de Pallars y Sant Joan de Vinyafrescal, en los parajes conocidos como “Segalins” y “Sensui”, respectivamente. (El Pallars. Visió històrica. Llorenç Sànchez Vilanova).

Era Alcalde de Tremp en aquellos momentos Don ENRIC SOLÉ I FARRÉ y en su persona se encontró el apoyo necesario para comenzar el proyecto. Lo primero de todo, una vez escogida la zona más adecuada, era conseguir la propiedad de los terrenos y a ello dedicaron sus mayores y mejores esfuerzos las autoridades locales y provinciales así como la mayoría de los comerciantes de Tremp, a través de la Delegación Local en esta ciudad de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Lérida con su Delegado, Don BUENAVENTURA PALMEROLA BETRIÚ, a la cabeza. Las casi 600 ha. necesarias pertenecían a diversos propietarios, unos particulares y otros institucionales, fundamentalmente la Diputación de Lérida y los propios Ayuntamientos antes citados.

El 30 de julio de 1959  el Ministro del Ejército, teniente
general Barroso, realizó una visita a los futuros terrenos
del Campamento, acompañado por el Alcalde de Tremp
don Enric Solé i Farré  y don Antonio Montoliú Bellós.

Los contactos se iniciaron y las conversaciones mantenidas, además de solucionar el problema, sirvieron para establecer canales de relación que nunca más se habrían de perder. El fruto de todo ello se plasmó en un acuerdo mediante el cual el Ejército accedió, por las más variadas formas jurídicas, a la propiedad escogida. Hubo cesiones institucionales, donaciones de los comerciantes de Tremp que previamente habían comprado con fondos propios una importante parte de los terrenos, adquisiciones del propio Ministerio del Ejército, etc., sin que en ningún momento fuera necesario acudir al socorrido empleo de las expropiaciones.

De esta fundamental fase es de justicia reconocer el esfuerzo de un destacado ciudadano de Tremp, Don ANTONIO MONTOLIÚ BELLÓS, que desde el comienzo se involucró en las conversaciones participando en las relaciones con Capitanía General, no sólo en la propia Comarca sino también en Barcelona y Lérida adonde se desplazó en numerosas ocasiones para resolver problemas y encauzar las negociaciones.

Junto a él se movieron con especial interés y como principales valedores del proyecto el Delegado Local de la Cámara Oficial de Comercio e Industria Don BUENAVENTURA PALMEROLA BETRIU y su secretario Don CONRADO MUNTADA SOLDUGA que pusieron en marcha una original iniciativa para recaudar fondos para la compra de los terrenos de la zona escogida. En reunión celebrada con la asistencia de la práctica totalidad de los comerciantes de Tremp se llegó al acuerdo de establecer una cuota mensual, proporcional a la categoría del comercio o local de servicio al público, como cines, bares, restaurantes, etc., durante el período de tiempo que fuese necesario para conseguir la cantidad presupuestada. Con estos fondos se dedicaron a la ingente tarea de establecer contactos con los propietarios de las fincas afectadas y tramitar su venta a la Cámara. Las gestiones fueron muy laboriosas pues en muchas ocasiones se encontraron con dificultades casi insalvables al no encontrar a los propietarios, unas veces por fallecimiento y otras por encontrarse ausentes de la Comarca y, en algunos casos, residiendo incluso en el extranjero.

Como gran parte de los terrenos se encontraban situados en el término municipal de Gurp, se entablaron contactos con su Alcalde, Don JOAN BLACH SAURINA, quien celoso defensor de sus vecinos, aprovechó la circunstancia y solicitó a la Cámara Oficial de Comercio e Industria que, a cambio de su fiel colaboración y la de todo el pueblo, se debería proceder a la instalación de la luz eléctrica en su localidad. El proyecto, sufragado por la Cámara, fue realizado por Don JOSEP BALAGUER BELART, industrial de Tremp.

De esta forma, con encomiable tesón y una disposición fuera de lo común fueron resolviendo todos los problemas y pronto pudieron ofrecer al Capitán General los títulos de propiedad de la zona escogida. Nunca se podrá agradecer bastante la labor realizada por estas personas y menos aún la adhesión unánime de toda una comarca, con sus autoridades e instituciones al frente, que se volcaron en el proyecto y consiguieron en un tiempo récord satisfacer todas las necesidades previstas y no pocas de las imprevistas.

Se ha dicho, equivocadamente, que el Capitán General buscaba una zona para ubicar un campamento tipo “regional” donde las fuerzas de todas las guarniciones catalanas pudiesen desarrollar el período de instrucción básica, cuando lo que realmente se pretendía era la construcción de un campamento “divisionario” dedicado, precisamente, a una de las dos Divisiones que encuadraba su Cuerpo de Ejército. La División de Montaña nº 42, con cabecera en Lérida, era la escogida y por ello la zona elegida debía encontrarse en esa provincia.

Para hacernos una idea de la magnitud del proyecto del nuevo campamento señalaremos que la División, después de la reorganización del año 1.951, se componía de los Regi­mientos de Cazadores de Montaña números 1, 2 y 12, con tres Batallones cada uno, el Regi­miento de Artillería de Montaña nº 21, el Grupo de Artillería de Montaña nº 11, un Batallón de Zapadores, una Compañía de Transmisiones, un Grupo de Intendencia, una Compañía de Sanidad y una Sección de Veterinaria.

En enero de 1.960 y, por lo tanto, a caballo de la construcción de la primera fase del campamento, tuvo lugar una nueva reorganización del Ejército que influyó en la orgánica de la División pues los tres Regimientos se convirtieron en dos Agrupaciones de Cazadores con tres Batallones cada una, creándose un nuevo Batallón de Cazadores Motorizados y una Compañía de Esquiadores Escaladores Paracaidistas así como una Unidad de Automovilismo, una Compañía de Transporte a lomo y una Sección de Helicópteros. La Compañía de Transmisiones se transformó en un Batallón y la de Sanidad en un Grupo, mientras que el resto de las unidades permanecieron, aunque algunas cambiaran su denominación como les ocurrió a las de Artillería.

En las previsiones iniciales, datadas en junio de 1.958, se hablaba de un campamento “capaz para tres Regimientos de Infantería y uno de Artillería, componentes principales de la División (...) y con una capacidad para 8.000 hombres y 500 cabezas de ganado”, aunque estas necesidades fueron sensiblemente rebajadas en los siguientes anteproyectos.

 NOTA DEL AUTOR y EDITOR:

La reproducción total o parcial de este EPISODIO por cualquier procedimiento, incluídos la reprografía, el tratamiento informático, y la distribución y/o difusión por Internet u otros medios mecánicos y/o electrónicos, o de cualquier otra tecnología, queda rigurosamente prohibida sin la autorización escrita del titular del COPYRIGHT y está sometida a las sanciones establecidas en la ley.

Portal ASASVE está debidamente autorizado por el autor-editor para reproducir -EN EXCLUSIVA- los Retazos de la Historia de la Academia General Básica de Suboficiales (AGBS)

© Emilio Fernández Maldonado
General de Brigada de Infantería DEM (Retirado)


Historia del Campamento General Martín Alonso,
actualmente Academia General Básica de Suboficiales (AGBS)

Portal ASASVE


Clasificación (Votos: 21 . Promedio: 4.5/5)   
    Enviar a un amigo        Imprimir




 
::| Lo último
::| Agenda
Marzo 2017  
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
 
Breves en Imágenes

Pulse sobre la imagen y el titular

RELEVO DE
LA GUARDIA REAL

En la sede del Cuartel General del Ejército el último viernes de cada mes.


 
PORTAL ASASVE
[Arriba]